Posts by Caterina Jaume

Nueva Ley de Turismo: ley a la carta.

Llevo ya unas semanas hojeando el anteproyecto de la Nueva Ley de Turismo que ha propuesto el Gobierno autonómico para Baleares. Y llevo también unos días leyendo artículos, noticias y posts relativos a este tema. Ya me siento preparada para manifestar mi opinión.

Ayer lo primero que leí fue una noticia en el Diario de Mallorca. En ella se hablaba de la presión turística que sufren nuestras zonas costeras, concretamente, 6.329 turistas por cada kilómetro de litoral. Aunque lo sospechaba, es  realmente una barbaridad. Y parece que necesitamos este tipo de cifras para empezarnos a alarmar.

Hoy, despierto con la noticia de que la ley ha sido aprobada por el Parlament balear, a pesar de la oposición de los grupos de izquierda y a pesar de las opiniones de los residentes. Una vez más, el Gobierno solo escucha a quién quiere escuchar.

Los habitantes de Baleares llevamos mucho tiempo sabiendo que vivimos en un territorio limitado territorialmente. También llevamos años viviendo una contradicción: trabajamos y vivimos de algo que rechazamos porque destruye lo que más queremos. Esta frase resume, en muchos casos, lo que es el turismo para muchos residentes. Es una pena pero es así y cuesta entenderlo. Y deberíamos ponerle solución.

En el último cuaderno que Fundació GADESO ha publicado, hay 2 gráficas que me llaman la atención. La primera hace referencia a las medidas que los residentes creen pertinentes para mejorar el producto turístico. Un 75% afirma que la forma de mejorar el producto turístico es protegiendo el territorio y preservando el patrimonio natural, cosa que esta ley no prevé. La segunda gráfica representa la opinión ciudadana sobre la nueva ley de turismo. Un 25% de los ciudadanos encuestados no conoce la ley y un 43% considera que ésta es negativa y que solo beneficia al hotelero. Quizás el Gobierno debiera empezar a escuchar a los ciudadanos, sus votantes.

El artículo redactado por Maria Lluïsa Dubon Petrus, geógrafa, política y menorquina, es uno de los que mejor resume la situación. Lo que más comparto con la opinión que se manifiesta en este artículo es que es una ley que carece de visión global del territotio y evita la planificación. Pretende mejorar la calidad del producto turístico solo embelleciendo, ampliando y construyendo establecimientos hoteleros. Es una ley que beneficia a unos pocos e injustamente, éstos, son los hoteleros.

Me parece vergonzoso que el primer artículo de esta ley afirme que una de sus finalidades es impulsar un turismo sostenible. A partir de los años 60, Baleares empezó a apostar por un turismo de masas, descontrolado y desequilibrado. Los residentes ya se resintieron y se siguen resintiendo de los errores cometidos con este tipo de modelo hasta el punto de rechazar al turista que, para mí, no es el culpable primario. El territorio se ha ido degradando y si no cambiamos el modelo que tenemos se terminará destruyendo. La nueva ley ya no solo ataca a la zona litoral, también invita a tercierizar el suelo rústico dando facilidades para ello.

Esta ley no ayudará a que el residente haga las paces con el turismo mientras conceda carta blanca a los hoteleros para construir, reconvertir o ampliar sus hoteles. Esta ley marca una continuidad al modelo que ya se impuso con el primer boom turístico que desencadenó la llamada Balearización. Somos los residentes los que sufrimos las consecuencias directas de la implantación de un modelo tan agresivo con el territorio. Dudo que repitiendo el mismo modelo, suframos consecuencias distintas.

Termino con las declaraciones que ha hecho el GOB en la nota de prensa que ha publicado tras la aprobación de la nueva ley, a la que han tildado de “ley a la carta”: “Esta ley pretende subordinar la planificación territorial a los intereses turísticos y propiciar la desregulación a fin de garantizar a los inversores la seguridad jurídica que necesitan para la realización de cualquier proyecto”.

Yo soy turismóloga!

Ayer descubrí un blog que me gustó y conocí a su autor vía Twitter, tras haber compartido su último post. Se trata del Blog de Juan Domingo Antón. Él es, entre otras cosas, un diplomado en turismo especializado en planificación turística y con formación en gestión de redes sociales en la empresa. Como yo y como otros muchos, ha tenido algunas dificultades a la hora de explicar y definir su perfil profesional.

El post que me ha llamado la atención precisamente es uno que habla sobre la complejidad para definir el perfil de los que hemos estudiado turismo. Para nosotros, es difícil enfrentarnos a preguntas como: ¿A qué te dedicas?, ¿Qué eres?, ¿Para qué sirven tus estudios?. Y es que la respuesta a estas preguntas es muy amplia y compleja, como comenta Rubén Arnandis en su post de Invattur. Turismo es mucho más que vuelos, hoteles y guías, subsectores a los que nos suelen encasillar por defecto.

Es por eso que Juan ha compartido dos conceptos que sirven para que los profesionales del turismo emepecemos a definirnos:

  • Turistólogo: profesional que estudia al turista y su comportamiento.
  • Turismólogo: profesional que conoce, investiga, estudia y analiza el turismo en su totalidad.

Tras validar estas definiciones, aquí y ahí, creo haberme convencido de que soy una turismóloga, por raro que pueda sonar. Al fin y al cabo, no es más que un debate nominalista, me comentaban ayer. Y es cierto pero considero muy importante poder presentarme ante el mundo laboral afirmando, bien claro, lo que soy sin tapujos y sin que me miren raro. El objetivo es llegar a que la palabra “turismólogo” llegue a sonar tan bien como alguien que dice ser economista, arquitecto o periodista. De esta manera, los que nos movemos en el sector turístico, sea cual sea el subsector o especialidad, conseguiríamos más confianza y uniformidad. Es tan amplio nuestro sector que necesitamos un denominador común que nos permita ser clasificados y podernos definir mejor.

Ayer mismo tuve una entrevista de trabajo, donde dieron por supuesto que conocía cómo funciona un hotel a nivel interno. “No tanto” contesté yo pero sí conozco cómo puede usted captar nuevos clientes y mantenerlos. Conozco, porque lo he investigado, cómo se sienten los residentes que rodean su hotel. Puedo intuir cuál es el nivel de satisfacción del cliente y sé cómo podría gestionar las críticas que recibe. Sé cómo puede mejorar su imagen y reforzar su marca. Conozco el sector turístico pero, obviamente, no soy experta en todas las áreas que éste comprende, aunque puedo aprender rápido porque estoy dentro del sector y tengo capacidades para relacionar todo lo que tenga que ver con el turismo. Quizás sería más fácil decir que soy turismóloga y explicar mi especialización.

Una vez más, recurro al mundo de los blogs para reivindicar más unión, conformidad y reconocimiento de los que nos dedicamos a un turismo en n-dimensiones. Para ello, Juan y yo, proponemos hacer un poco de ruido en las redes acompañando los contenidos relativos a este tema con el hashtag #YoSoyTurismologo. ¿Lo eres tú?

INNCORPORA 2012

Al fin GESIDi ha lanzado su web y lo ha hecho con fuerza. Tras un post de presentación, hoy publica su segundo post anunciando una jornada que los miembros de la asociación han preparado con mucho entusiasmo y ganas.

Como ya he comentado en otras ocasiones, GESIDi defiende una figura que cada vez se hace más necesaria en el mundo empresarial. Cada día, las empresas se ven obligadas a cuestionar su modelo de negocio y agregar nuevos valores a través de la innovación. Llegamos al punto en que hay que innovar para ser competitivos. Ese es el trabajo de los gestores miembros de la asociación. Localizar oportunidades innovadoras y aplicarlas a la empresa.

Por eso, se anuncia hoy la jornada de INNCORPORA 2012 que, sin duda, espero que tenga mucho éxito y un número elevado de asistentes. Esta jornada se dirige tanto a empresas como a profesionales titulados especializados en la gestión de la I+D+i.

La convocatoria de INNCORPORA 2012 pretende incrementar la capacidad innovadora de las empresas mediante la incorporación de titulados universitarios para la realización de proyectos I+D+i y gestión de la innovación. En estos tiempos que corren, no podemos dejar pasar ninguna oportunidad y en esta jornada saldrá más de una.

GESIDi ha organizado esta jornada con el fin de juntar a la oferta y la demanda relativa a la gestión de la innovación. Así, los gestores podrán acceder a los empresarios que acudan y los empresarios podrán conocer el programa de esta convocatoria y optar a posibles gestores disponibles en la bolsa de trabajo perteneciente a la asociación GESIDi. Para amenizar el networking, la jornada terminará con una picada que, según he oído, será muy mediterránea. Yo no me lo pierdo!

En este enlace se puede consultar el programa de la jornada, que estará compuesto por cuatro ponencias presentadas por Eduard Vilanova (Presidente de la Asociación y Gestor de I+D+i en Albatros Marine Technologies), Rocío Luque (Técnico de gestión de proyectos de I+D+i en Prodigy Consultores), Ángel Puig (Gerente del Cluster Idimar) y Toni Amengual (Técnico de la Fundación Universidad-Empresa de las Islas Baleares y Vicepresidente de la Asociación GESIDi).

Si alguno de vosotros quiere inscribirse puede hacerlo aquí de forma, claro está, totalmente gratuita. Sin más, os animo a que asistáis y os recuerdo que la jornada tendrá lugar en la sala de prensa del Parc Bit, situada en Ses Cases de Son Espanyol.

Nos vemos ahí!

¿Por qué Turismo n-dimensional?

El turismo es un sector que se relaciona con muchas áreas. Cuesta definir la frontera, si es que existe, entre lo que es turismo y lo que no lo es.

El turismo se mezcla con los destinos, se alía con el residente y se comparte con el visitante. Es un sector complejo que merece ser entendido en todas sus dimensiones.

El turismo no se puede medir, únicamente, con el número de llegadas de turistas ni con el ingreso medio que realiza el turista en un destino. El turismo contempla aspectos de difícil medición que no pueden valorarse, solamente, con datos numéricos. Gran parte de este sector debería medirse con valores sociales. Si tuviera que definir el concepto turismo con un solo adjetivo, éste, sin duda, sería social.

Otro atributo que puede definir este concepto es la sinestesia, lo contrario de anestesia. La sinestesia aplicada al turismo consiste en experimentar sentidos mezclados: el turista ve la música, huele las texturas o saborea los colores. Une todas las sensaciones en una única experiencia concluyendo así la mezcla de las mismas.

Algunos dicen que todos los niños nacen sinestésicos y, a medida que van creciendo, se van cortando conexiones entre unos sentidos y otros, proyectando cada sensación sobre un eje unidimensional. Tal transformación se produce debido a la adaptación a ciertas normas sociales. Parece que los sinestésicos tienen la suerte de haber conservado esas percepciones más puras, y poder sentir las cosas de un modo más amplio. El turismo provoca esta confusión.

Turismo n-dimensional nace de estas reflexiones y se pone en marcha para expresar un turismo que contempla n-dimensiones.

Nace GESIDI

El motivo de mi nueva entrada al blog es la presentación de una nueva asociación, que acaba de nacer, y en la que me estoy empezando a implicar. Es por eso que, a partir de ahora, cuando me refiera a esta figura lo haré en primera persona del plural ya que, aunque lleve poco tiempo participando activamente, ya me siento parte de ella. Por eso, he incluido una nueva categoría en mi blog dedicada exclusivamente a la I+D+i. Por ésto y para empezar a dar más protagonismo a esta área que, recientemente, ha sufrido inexplicables recortes (25,5%).

Hace unos meses y gracias a la iniciativa de algunos participantes del programa de Promotores Tecnológicos (programa organizado y llevado a cabo por la FUEIB) se ha constituido GESIDi, una asociación de ámbito nacional dirigida a los gestores de I+D+i. GESIDi es una asociación, sin ánimo de lucro, centrada en la promoción de la figura del gestor de la innovación y el mayor objetivo reside en incrementar las competencias en I+D+i de los profesionales en este ámbito. Aquí os dejo lo que fue la presentación de la asociación en el pasado Forotec 2011, en el Parc BIT de Palma.

Los miembros de la asociación llevan unos meses organizando periódicamente reuniones para ir dando forma y aportar contenido relativo a la existencia de la asociación.  Yo ya he asistido a dos reuniones con ellos. La verdad es que da gusto rodearse de jóvenes provenientes de diversas áreas, con iniciativa y unidos por una lucha común.

GESIDi ya tiene claros los objetivos que persigue y, a pesar de que se encuentre en una etapa inicial, el escenario no pinta nada mal. En el blog de Eduard Vilanova, uno de los fundadores de la asociación y presidente de la misma, se listan cuáles son esos objetivos.

Por ahora, GESIDi ya está presente en Twitter, en Facebook y en LinkedIn. La página web está en fase de desarrollo y muy pronto ya la podremos empezar a visitar. Empiezan las primeras tomas de contacto con lo que queremos que sea nuestro entorno.

No puedo adelantar mucho más ya que tenemos mucho trabajo por delante pero sí puedo decir que ésta no será la última vez que escriba sobre la asociación y que, a medida que avancemos, os iré informando de nuestros logros.

Una muestra de que la asociación tiene un buen futuro por delante es que la figura de gestor de la innovación está cobrando importancia. Las empresas se dan cuenta de que si no se innova , no se avanza. Y en este artículo tenemos la muestra. Por deformación profesional, he querido buscar un ejemplo en el sector turístico que soporte la afirmación que estoy haciendo. En el artículo que enlazo, publicado en la revista Hosteltur nº 215 y escrito por uno de los periodistas de esta comunidad que más me gusta leer (Xavier Canalis), se definen varios perfiles profesionales que serán necesarios de aquí en adelante. Uno de estos perfiles es el de gestor de la innovación que, según el artículo, equivaldría a ser “responsable de la innova­ción en la empresa; en empresas grandes sería un puesto de trabajo, pero en las empresas pequeñas sería un elemento a incorporar en la cultura em­presarial”.

A pesar de las contradicciones con el Gobierno, que ha decidido disminuir el presupuesto dedicado a la I+D+i, ésta es una de las pocas salidas que le queda a nuetsro país. Tras leer este post, atraída por la imagen que cuelgo a la derecha, y tarareando la canción de la que habla, no he podido evitar mencionarlo pues describe la situación real que estamos viviendo en este país. Definitivamente, si no se invierte en I+D+i, no progresaremos y seguiremos alimentando la ya avanzada fuga de cerebros.

 

Foto: El árbol de la vida

#SalvemEsTrenc

Entre procesiones de Semana Santa y escándalos políticos de semana ordinaria, demasiado ordinaria, estalla hoy la noticia donde se anuncian algunas de las intenciones del Gobierno de Bauzá. La noticia de la semana tiene que ver con la construcción de un complejo hotelero muy cercano a una zona litoral de Mallorca declarada área natural de especial interés. Es Trenc es el último gran arenal sin urbanizar y bien conservado que queda en  Mallorca. Y ahora se lo quieren cargar.

El proyecto que propone el Gobierno prevé un recinto hotelero de 20 hectáreas (superficie que equivale a 20 campos de futbol de primera división) y a 150 metros de distancia de una de las playas más espectaculares de Europa. Está previsto que el recinto tenga 285 habitaciones y 203 suites, piscinas, pistas de tenis, de pádel, un polideportivo y un campo de prácticas de golf.

Es verdad que el proyecto no afecta directamente al área protegida pero sí lo hace de forma indirecta.  El simple hecho de plantar un hotel de estas dimensiones tan cercano a este paraje, provocará un aumento de afluencia de turistas y supondrá otra engañosa apuesta por el cemento. Y casi pongo la mano en el fuego de que también se invertirá en mejorar la carretera para facilitar así el acceso al hotel y, por tanto, también a la playa. También es cierto que no infringe ninguna ley pero el proyecto cuenta con un gran rechazo por parte de muchos residentes. Quizás sería la hora de empezar a escucharlos.

Ya llevamos unos días con polémicas relativas a este tema. El alcalde de Campos, Sagreras (PP), se ha pronunciado afirmando que el hotel “no ataca al medio ambiente” pero le advierto que sí ataca al residente y al amor que éste tiene hacia su tierra y hacia el símbolo de pureza y virginidad que supone Es Trenc para los campaners y para los mallorquines.

No es la primera vez que intentan atentar contra esta zona. Como explica Actuable, a través de una acción promovida para esta causa: “Todo se inició el 21 de mayo de 1978, aquel día unas 500 personas se manifestaron en la misma playa para oponerse a la construcción de un bar restaurante sobre las dunas y así nació el lema “Salvemos el Trenc”. Desde entonces ha habido muchos acontecimientos en torno a un paraje inigualable en todo el mundo. Y que a lo largo de estos 30 años no ha quedado al margen de continuos intentos urbanizadores. En 1980 el Ayuntamiento de Campos tramitaba un proyecto de urbanización de 6.000 habitantes, un proyecto que incluía un campo de golf”. Hasta el momento, la zona ha sido preservada por algunas leyes y, sobretodo, por los habitantes de Mallorca.

¡Basta ya de tomar decisiones basadas en caprichos políticos! Reactivar las empresas constructoras y crear empleo no justifica una violación costera. No sirve de nada generar empleo “a costa” del deterioro de un territorio. A ésto se le llama condenar injustamente un territorio y los mallorquines, por desgracia, sabemos mucho de eso.  ¿No es suficiente con la construcción de un Palacio de Congresos a orillas de la costa palmesana que, a día de hoy, ninguna empresa quiere gestionar? Con estos macroproyectos, los únicos que indiscutiblemente se harán ricos van a ser el constructor, el banquero y el hotelero de turno, pues no queda nada claro si alguien más se va a beneficiar una vez quede aprobado el proyecto, como insinúa Guillem Ferrer en esta entrevista.

Puedo entender que la gente que va a ganar mucho dinero con el desarrollo de este proyecto no tenga en cuenta estos argumentos, pero no que la mayoría de seguidores de Bauzá estén de acuerdo. ¿Qué ganan ellos? ¿Por qué acatan la decisión? ¿Acaso éstos no tienen hijos por los que preocuparse? ¿No tienen familia que trabaje al margen de este montaje? Una vez más, el Gobierno Balear toma decisiones relativas al sector más importante para las islas, sin consultar, ni por un momento, a técnicos del turismo, geógrafos, geólogos o profesionales capaces de planificar un territorio sin dejarse influir por pasiones políticas. Si el proyecto sigue adelante, de nuevo, estaremos alimentando un modelo que ya conocemos: pan para hoy y hambre para mañana y, además, pan para los que no tienen hambre y migas para los que sí…

No es justo jugar con los sentimientos de la gente y el partido de Bauzá lo está haciendo. Primero, cuestionan y amenazan la existencia del catalán en Baleares y ahora atentan contra el territorio. No hay derecho. Tanto como “turistóloga” como mallorquina siento vergüenza, pena e impotencia.

Foto: Ultima Hora

¿Turismo?, ¿para quién?

¿Qué seremos de mayores los que hemos estudiado turismo? Ésta es la pregunta eterna. La mayoría de los que terminan la carrera de turismo no saben hacia dónde dirigirse para buscar trabajo. No existe un puesto concreto para el diplomado en tal materia. Por tanto, el que termina dicha carrera, sale de la universidad con un enorme interrogante.

La sociedad, la empresa privada y el sector público no son, todavía, capaces de valorar el hecho de que existen jóvenes interesados por estudiar el fenómeno que más fuentes de ingresos genera en las Islas Baleares. Digo que no son capaces porque apuestan poco por nosotros y permiten que jóvenes formados aburran el turismo.

Por otra parte, está la universidad. Ésta no se salva. La mayoría de alumnos que llegan a esta carrera empiezan sin saber qué van a estudiar. Desde mi punto de vista, los responsables de la carrera tampoco saben qué saldrá de ahí. Pareciera que la carrera sigue en versión beta y el problema es que lleva años en ese estado. No se adapta a los cambios y no progresa (adecuadamente).

Algunos de los que hemos estudiado los 3 años de diplomatura, nos hemos quedado con ganas de más y estamos hoy realizando estudios de posgrado para profundizar más en el tema. Nos exigen ser críticos, pues lo que estudiamos aún no está consolidado. La literatura se está elaborando y,nosotros, ayudamos a elaborarla.

Y es que no es fácil, aunque otros crean que sí, estudiar aspectos turísticos. No es fácil conocer, jugar y negociar con el ocio de la gente. Justamente de ésto es de lo que se trata: gestionar el ocio de la gente. ¿Cómo poner precio al ocio? ¿Y a los servicios que lo generan? Este ocio depende de muchas variables y eso nos obliga a tener que adquirir la capacidad de aplicar. En el turismo se aplican aspectos muy variados. Hay que tener en cuenta a la sociedad residente, hay que cuidar el entorno ya que éste forma parte del servicio que se ofrece, etc…

Muchos creen que el turismo debería ser eso, aplicaciones de otras materias. Y lo es, pero se tendría que normalizar la esencia propia de este campo. Me refiero a que, al haber tanta aplicación, se corre el peligro de no asignar a dicho término una función concreta. Sería bueno partir del vocablo turismo como ciencia. Insisto, muchos no parten por ahí.

La verdad es que el máster me está ayudando a ver las cosas diferentes. Me está motivando y obligando a ser crítica y objetiva en un mundo lleno de subjetividades, como es el turismo.

¿Turismo? Al calor del nido

Hace unos días subí a la Comunidad Hosteltur un post titulado “¿Turismo? ¿Para quién?”, preguntándome ¿Qué seremos de mayores los que estudiamos turismo? El post ha generado debate acerca de las carencias en la formación de los estudiantes de turismo y acerca de la perspectiva de futuro que tenemos al salir de la Universidad. Como continuación del debate Hosteltur produjo un artículo “Diplomatura de Turismo: decálogo de males”, sintetizando la opinión de estudiantes, profesores, ex-alumnos y profesionales.

Me gustaría aportar algunas ideas y conclusiones sobre el tema, a partir del Proyecto Final de Máster que defendí el semestre pasado. Particularmente, me gustaría referirme a la percepción que tienen los jóvenes acerca del turismo antes de comenzar los estudios superiores. ¿Qué turismo estamos ofreciendo a los jóvenes?

Busqué respuestas en las aulas porque me impactó la cifra que representa el fracaso escolar en Baleares. Concretamente, según datos del Ministerio de Educación, en el curso 2008-2009 un 39% de los alumnos que comienzan la E.S.O. no obtienen el título de graduación. Es un porcentaje elevado ya que supone ser la comunidad autónoma con más fracaso escolar a nivel nacional. Además, esto ocurre en un territorio donde el turismo supone un 43,2% de la economía balear.  Es precisamente a partir de estas cifras que me empiezan a asaltar preguntas y empiezo a cuestionar como se relaciona el turismo y la educación de nuestros jóvenes.

Concretamente la investigación consistió en comparar 4 centros educativos de dos zonas de Mallorca. Las zonas fueron Calvià, municipio claramente turístico e Inca, territorio interior, con mayor actividad industrial y agrícola. De los centros seleccionados, por cada municipio se eligió un centro con mayores recursos socioeconómicos que el otro.

Si bien no me extenderé mayormente en este artículo acerca de los objetivos y resultados de la investigación, sí creo interesante exponer algunos puntos que pueden aportar algo de luz al problema de la formación en turismo.

En primer lugar, en general se observó que los alumnos pertenecientes a Inca tienen una percepción más positiva sobre el turismo que los de Calvià.

Por otra parte, fue notorio que aquellos alumnos provenientes de familias con un nivel de formación más bajo tienden a valorar menos las profesiones relacionadas con el turismo.

Si hilamos más fino y concretamente en Calvià, los alumnos con menores recursos eran quienes tenían mayor cantidad de padres y madres que trabajan en el sector turístico, generalmente en empleos con baja cualificación. En este sentido, los sentimientos asociados al turismo tienen que ver con horarios extensos, bajos salarios, precariedad, falta de expectativas.

Por su parte, los alumnos de Inca, expresaban una percepción acerca del turismo y el trabajo en el sector más relacionada con la diversión, hacer carrera, el dinero, fiesta y entornos paradisíacos.

También creo importante mencionar que la percepción desde el punto de vista de los responsables de los centros era casi diametralmente opuesta a la de sus alumnos. En general, los directores de centros en Inca, pensaban que la formación era suficiente y la oferta adecuada. En cambio, en Calvià se esperaba una mayor oferta de estudios específicos, tanto en formación profesional como en la universidad.

Asimismo, los educadores de los centros de Inca resaltaron con mayor énfasis el impacto ambiental que provoca el turismo. Sin embargo, los de Calvià se fijaron más en el impacto económico que el turismo supone.

Valoraciones personales

El turismo afecta y cambia el entorno del residente. La percepción que tiene el residente sobre el turismo influye a la hora de tomar ciertas decisiones que ocurren desde la etapa escolar. El estudio, si bien es muy incipiente, permite atisbar algunas ideas acerca de dónde enfocar esfuerzos educativos y sociales de manera que se formen profesionales de calidad para mantener una industria de tanta importancia en Baleares y España en general.

Creo que un aspecto clave a considerar es la calidad de los empleos en turismo. La precariedad, los horarios malsanos y la baja perspectiva de futuro para buena parte de la población puede estar generando una sensación de rechazo en los jóvenes que provienen de familias afectadas por esta situación.

También es importante tomar conciencia de que en muchas ocasiones existe una percepción sobrevalorada del turismo. Algunos jóvenes afirman querer trabajar en el sector bajo la premisa de que “no requiere mucho estudio” y de que “se gana dinero”. Estas premisas son las causantes de que algunos jóvenes se vayan a estudiar la carrera de turismo con el objetivo de estudiar poco y trabajar precariamente o incluso provoca la salida directa al trabajo, en forma similar al efecto llamada que ha tenido la construcción en la última década en España, con las consecuencias que hoy se lamentan.

Por otra parte, creo que es necesario planificar y ajustar la oferta formativa, no solo desde el punto de vista de la mera demanda del mercado, sino también orientada a crear profesionales que tengan en cuenta la sostenibilidad del territorio, sensibilidad hacia el residente y capacidad de innovación.

Por último, quiero aclarar que para realizar este tipo de estudios se precisa la colaboración de algunas entidades públicas que, en este caso, no han querido ayudar a la hora de aportar datos estadísticos que hubieran permitido un análisis más profundo del rendimiento de los centros educativos. Demostraría un esfuerzo de transparencia el hecho de que esos datos fueran públicos. Existe una clara contradicción ya que tales entidades han demostrado interés por el tema analizado pero a la hora de liberar datos no lo han hecho, presumiblemente por la reticencia a exhibir resultados incómodos en el período electoral en el que se realizó el estudio.

Turismo secuestrado por Economía

Acabo de leer el post que ha escrito Alfonso Vargas, titulado Ministerios de Educación y de Turismo y publicado en la Comunidad Hosteltur. Tiene bastante sentido si tomamos en cuenta el tema que se lleva debatiendo en Hosteltur desde hace ya unos días: las carencias de los estudios de Turismo.

A la vez, se está impulsando una iniciativa con el objetivo de reclamar la creación de un Ministerio de Turismo (ya!). Se trata de luchar para que las grandes decisiones relativas al sector turístico tengan un interlocutor dedicado y de ámbito nacional.

Como dice Esther Mascaró en el post “Ministerio de Turismo: cuestión de Estado y estado de la cuestión“, la competencia estatal en materia turística, a lo largo de estos años, ha pasado por varios ministerios: “Comercio y Turismo (1977-1980), Transportes, Turismo y Comunicaciones (1980-1991), Industria, Comercio y Turismo (1991-1993), Comercio y Turismo (1993-1996), Economía y Hacienda (1996-2004) y finalmente Industria, Turismo y Comercio (desde 2004)”.

Seguramente el turismo tiene que ver con todas estas áreas y muchas más. Es ésta, precisamente, la complejidad de este sector. Es por ello que se está luchando para que exista un solo Ministerio encargado de las grandes decisiones relativas al mundo del turismo.

No puedo evitar que, paralelamente, el hecho de pedir la existencia de un Ministerio de Turismo me recuerde a una, ya antigua, lucha  por conseguir un departamento de Turismo en la Universidad de las islas Baleares. Así que permítanme que aproveche la ocasión. La existencia de tal departamento permitiría que hubiera un grupo de personas encargadas prioritariamente de mejorar el plan de estudios de la carrera de turismo y la calidad del mismo.

Fue un comentario que se hizo en el post de Hosteltur “Diplomatura de Turismo: decálogo de males“, redactado por Xavier Canalis, el que me animó a compartir hoy la idea, más de una vez planteada, de crear este departamento. El comentario al que me refiero fue escrito, también, por Alfonso Vargas y, entre otras cosas, dijo que “las diplomaturas en turismo han estado “secuestradas”, en general, por las facultades de económicas y empresariales, que las ahormaron (en función de sus intereses endogámicos) en forma de unos estudios de ADE light, en los que de las especificidades del turismo se aprendía poco. Siendo así, son estudios que pierden casi todo su sentido”.

Es un tema más que delicado para mi, pues es algo que llevo observando desde hace mucho tiempo y, más de una vez, me ha tocado estar al lado de los mencionados “secuestradores”. La facultad de Turismo, en la UIB, lleva años dirigida por académicos pertenecientes, en realidad, a la facultad de Economía. A mi modo de ver, los estudios de Turismo, en Baleares, están en manos de los de economía dejando poco margen de maniobra a la hora de modificar el plan de estudios o realizar cambios que permitirían avanzar en cuanto a calidad de materia puramente turística.

Llevamos días, meses y años en pleno debate. Casi todos coincidimos en que la carrera de Turismo tiene y mantiene carencias que no se logran subsanar. Uno de los problemas es que se echa en falta un cuerpo académico con titulación específica y suficiente en turismo. A día de hoy, la totalidad o inmensa mayoría de docentes con grado de Doctor no provienen de una carrera específica de turismo.

En estos momentos, si alguien como yo (Diplomada en Turismo y Máster en Dirección y Planificación del Turismo), quisiera doctorarse en la UIB tiene, realmente, escasas posibilidades. Los doctorados que se ofrecen ahora mismo relacionados con materia turística son:

  • Programa de doctorado en Turismo y economía medioambiental.
  • Programa de doctorado internacional en Economía del turismo y del medioambiente.

Para acceder a éstos, cito textual, hay que cumplir los siguientes requisitos:

  1. El estudiante debe ser admitido previamente en el Máster académico internacional en Economía del turismo y del medioambiente (M.T.E.E). El MTEE está organizado por el Departamento de Economía Aplicada de la UIB. En el índice del Bloque A del programa de postgrado aparece un asterisco en los cursos que pertenecen al MTEE.
  2. La admisión al segundo año del programa de postgrado se restringirá a aquellos estudiantes que hayan obtenido una “C” o más
    de media, según la ECTS (European Union Grading Scale), en los cursos del Bloque A marcados con un asterisco, tras la
    aprobación del Comité de Doctorado del Departamento de Economía Aplicada.

Rectifico lo de escasas posibilidades, más bien son nulas. El mero hecho de haber elegido Turismo y no Economía me condena a no poderme matricular al Máster que es requisito para entrar en el Doctorado más cercano a Turismo, en la Universidad de las Illes Balears.

¿Cuál ha sido mi alternativa? Realizar otro Máster. El Máster que he elegido es el de Dirección y Planificación del Turismo (MDPT) que desde un principio se me ofreció realizar el itinerario investigador. Al año siguiente, cuando me decidí a matricularme en tal itinerario, éste se suspendió y se dejó de impartir por falta de financiación. La más mínima posibilidad que me quedaba, me la quitaron delante de mis narices.

Concluyendo, he aquí otra muestra del mal planteamiento de los estudios de Turismo. No solo están mal planteados sino que cortan alas a los “turistólogos” que quieren continuar su carrera en el mundo de la investigación. Por otra parte, se critica que Baleares, siendo líder en Turismo, no sabe almacenar el know how que genera. Parcialmente, no interesa que existan estudios de investigación que vayan más allá del ámbito económico. Interesa conocer cuál es el peso del turismo en la economía y cuál es la cifra de ingresos que genera el turismo pero interesa poco conocer otros aspectos, menos económicos, que aportarían valor real al destino y permitirían expresar un turismo en todas sus dimensiones.

¡Que vienen los rusos!

Leyendo la revista El temps, revista a la que los de mi trabajo están suscritos, me he encontrado con un reportaje sobre la llegada de rusos a nuestras tierras. Casi lo están comparando con la llegada de los alemanes, en el caso de Mallorca, en los años 60. Los rusos vienen a hacer turismo y, a menudo, también en busca de una segunda residencia para veranear en nuestras tierras. Estos hechos nos suenan. Eso ya ocurrió: la ley del péndulo.

El reportaje nos habla de la cultura de estos nuevos turistas, de sus costumbres y de cómo considerar la llegada de los rusos como una oportunidad que hay que aprovechar.

Aunque sean muchos los rusos que llegan, no se puede clasificar que el turismo que hacen sea de masas. Se trata de un turista que busca cultura y compras. Es un turista poco estacional que viaja en otoño, invierno, primavera y verano. Compagina el “sol y playa” con la cultura y eso no es fácil de encontrar en los turistas que visitan Baleares. Se trata de un turista de clase media-alta, que viaja en familia. Es discreto pero sofisticado y tiene un nivel de estudios elevado.

Nos cuenta, el reportaje, que este turista que llega de las repúblicas ex soviéticas, no habla inglés y le gusta y agradece  poderse comunicar en su idioma. En el primer contacto es reservado y desconfiado y le incomoda que le pregunten algo cuando entra en una tienda. Las barreras culturales e idiomáticas de estos turistas parecen infranqueables. Pero seguro que podremos con ellas, pues pudimos con la cultura alemana. También quisiera añadir que a pesar de esta apariencia tan distante, si a este turista le interesa algo en concreto y percibe las más mínima amabilidad o ayuda, lo agradecerá con creces.

De todos los turistas rusos que viajan a España, el 70,5% lo hace en la región del mediterráneo que comprende Catalunya, País Valenciano y Baleares, siendo el porcentaje de llegadas para cada una de estas regiones el 56,9%, 6% y 7,6% respectivamente. Esto indica que, a pesar de las diferencias culturales e idiomáticas, a los rusos les atrae nuestra cultura y nuestras costumbres mediterráneas.

Además, superan el gasto medio por turista (97€ por día) que asciende a 120€ por día. También superan la estancia media (9,5 días) estando aproximadamente 10,6 días en el destino.

Lo que quiero decir, es que está emergiendo un nuevo turista que busca nuestro calor mediterráneo. Surge un nuevo turista, con alto poder adquisitivo con ganas de consumir nuestros servicios y comprar parte de nuestros bienes. Tenemos que ir con pies de plomo para no desperdiciar tal oportunidad y hacer las cosas bien. Hay que empezar a ponernos al día con su cultura, aprender su idioma y, poco a poco, empezar a enfocarnos hacia un nuevo turismo para nuestra isla. Este turismo puede ser uno de los primeros pasos para cambiar la mala imagen que, en ocasiones, nos hemos ganado. добро пожаловать!!

1 2 3 4